DOLOR DE ESPALDA Y TUS EMOCIONES

DOLOR DE ESPALDA Y TUS EMOCIONES

El dolor de espalda y tus emociones esto a menudo se pasa por alto: dolor y emociones van de la mano. 
Separando el dolor de origen traumático, los accidentes, el dolor por problemas congénitos o el asociado a patologías graves, es posible llegar a encontrar la participación de las emociones en el origen y el dolor
Un 90 por ciento de la población, indica las estadísticas de la OMS, padece o padecerá algún tipo de dolor de espalda en su vida, es la patología que produce más inasistencias laborales. Y esta dolencia podría tener un origen emocional. 
La gente tiene más contracturas. La zona típica son los trapecios y los hombros. La zona superior del organismo es donde se agregan tensiones relacionadas con la ansiedad y el estrés. 
DOLOR DE ESPALDA Y TUS EMOCIONES
Los dolores dorsales se asocian con la parte más emocional (relacionado con la familia o la afectividad). 
Las contracturas lumbares se asocian al miedo y a la sexualidad. 
El dolor de cabeza: Cuando llega el fin de semana y te relajas, el organismo de las personas que padecen esta molestia les dice algo así  “ahora me toca sacar las cosas hacia fuera”. Y entonces comienza el dolor de cabeza. Si reducimos la ansiedad, cambiamos la dieta, añadimos ejercicio, etc, dejarás de padecer este dolor. 
DOLOR DE ESPALDA Y TUS EMOCIONES

Se dice que el movimiento es vida, pero vivimos tiempos de gran sedentarismo. Y en el futuro será todavía peor: Necesitamos más formación sobre la cultura del ejercicio. No hace falta tener mucho dinero para hacer deporte. Si nos movemos, nuestra linfa se mueve. Y si nuestra linfa se mueve nuestra circulación también y los mecanismos de depuración del organismo funcionan mejor. 
DOLOR DE ESPALDA Y TUS EMOCIONES

Todo está centrado en el sistema nervioso. Cualquier obstáculo en nuestra columna vertebral hace que la médula no pueda enviar información al territorio sanguíneo para que se mueva y el organismo haga sus funciones. ¿Cuál es el ejercicio más recomendable?: A todos nos hace bien hacer ejercicio tres veces por semana como mínimo, media hora de trabajo aeróbico. Como andar rápido, nadar o correr. Se recomienda ir a un profesional de la salud que indique qué tipo de ejercicio conviene. Ir a nadar, por ejemplo, es un ejercicio que favorece se tienen problemas cervicales. Hay que adaptar los ejercicios a cada edad y condición física. Se está produciendo un incremento de lesiones a causa de ejercicio físico muy intenso, como maratones o triatlones. Estas pruebas físicas de resistencia son buenas sólo para personas con un perfil muy particular. 
DOLOR DE ESPALDA Y TUS EMOCIONES

Correr está de moda. Es una moda que lleva a mucha gente al médico. Correr está bien pero hay que adaptarlo. A partir de los 40 años va bien hacer una prueba de esfuerzo y ver cómo se encuentran las articulaciones. Es mejor optar por el ejercicio físico moderado. A nadie la gusta sufrir. El dolor se presenta por algo: para alertarnos. Pero se recurre a la industria farmacéutica que nos dice tómate esta pastilla, que te quitará el dolor. E incluso hasta para calmar las emociones, tomamos pastillas también para el dolor emocional. Pero es un engaño. Tienes que averiguar ¿por qué padezco este dolor de espalda? En el consumo masivo de medicamentos como ibuprofeno se está creando una sociedad con dolor.
Vía: Todo para gorditas